21 septiembre 2010

Verdadera compañera

Entre palabras y risas
bajo una luna latente
de este frío invierno
nos conocimos de repente.
Amiga mía, cuanto te he esperado,
no te imaginas cuantas veces te he soñado.
Eres tan especial y tan compañera.
me acompañas con mis risas
tristezas y penas.
Estas siempre atravesando las fronteras
para que llegue a mí,
la melodía de tu voz.
Y cuando me siento sola
en días de nostalgia
me acompañas con tus ojos en silencio
y me haces sonreír.
Porque eres flor
que no deshoja con el tiempo,
que reparte su perfume
por donde quieras
¡Amiga cuanto te quiero!

2 comentarios:

  1. hay amigos irremplazables, otros en los que creímos confiar y nos la dieron por la espalda...

    ResponderEliminar
  2. bueno eso s muy cierto
    amigos verdaderos hay muy pocos

    ResponderEliminar